martes, 1 de diciembre de 2009

LA TOMA DE LA BASTILLA

A Luís XVI no le pareció la creación de la Asamblea Nacional así que respondió a ésta convocando a una reunión en dónde expresaría lo que aceptaba y lo que no. Esta reunión se llevó a cabo el 23 de junio de 1789. Ahí dio el sí a los impuestos y a los empréstitos de los estados generales, también condicionalmente a la igualdad fiscal, pero no a la igualdad civil, a la abolición de los estados y al fin de la sociedad aristocrática. Esto obviamente no era lo que la Asamblea Nacional quería. Además para tratar de resistirse a esta revolución, el rey llamó a las tropas para restaurar el orden público, lo que ocasionó pánico entre los ciudadanos. Estos para tratar de defenderse tomaron la prisión de la bastilla para abastecerse de armas y poderse defender. Este acontecimiento marca simbólicamente el principio de la revolución, en esta ocasión también es popular. Pues lo caro del pan y el hambre tuvieron como consecuencia que Francia campesina se levantara en armas, dejando saber que con su participación, esta revolución también era de ellos.
[5]

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada